Siempre regreso feliz de mis viajes, porque vuelvo; y triste, porque regreso. Después los guardo en este escondite; para que no se pierdan, para que nunca terminen.

martes, 26 de junio de 2012

Momentos evocadores






En ocasiones, en algunas ocasiones, recibo algún mensaje de alguien que pasando por algún lugar o al vivir alguna situación peculiar, se ha acordado de algún capítulo de los que, con mayor o menor fortuna, "escondo" por aquí.

No me sorprende cuando se trata de algún amigo mío. Yo sé que aparezco por su memoria, junto a mis ancestros, cada vez que se ven envueltos en algún "por aquí no era" o siempre que sus señoras llegan a casa con un perfume de varón. Ah, se siente.

Pero, en otras ocasiones, se trata de gente a la que no conozco personalmente. Y me cuentan que tal o cual relato les ha inspirado para ir a conocer alguna carretera o cualquier otro rincón más o menos recordado por mí... me sorprenden con que tal o cual fotografía les ha impulsado para hacer ellos otra parecida (generalmente más chula que la mía)... o me atiborran a preguntas sobre qué llevaba puesto en tal o cual viaje (todavía aguantan las botas, Javi).

Por mi buzón de correo han pasado gasolineras, atardeceres, señales de tráfico, trajes, islas, acantilados, flores, túneles, puentes, cabos, faros, sombras, gafas de espejo, charcos, cruces, espejos, camareras, tartas de frambuesa, pegatinas, risas, mezquitas, puertos alpinos, hoteles, rutas, expresiones y mojones.

Y cada vez que llega alguno de estos mensajes con algún momento evocado por este humilde escribiente, fluye la inspiración e imagino otras fotografías en otros kilómetros...

Por eso, en ocasiones, en algunas ocasiones, cuando recibo algún mensaje de alguien que pasando por algún lugar o al vivir alguna situación peculiar, se ha acordado de algún capítulo de los que, con mayor o menor fortuna, "escondo" por aquí, sonrío...

... porque la evocación de los momentos evocadores, mola.




14 comentarios:

  1. Si tuviese la posibilidad de pasar por los mismos lugares que tú... tendría que pedir de rodillas otra vida mas a Dios para poder hacerlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué va, sólo hay que organizarse un poquito!

      Eliminar
  2. Con la moto en el taller, la evocación de momentos se hace nostalgia, algo más llevadera viendo son mucho los que siguen rodando y giran y giran sin parar.
    Ibiza te sigue ¿donde nos llevarás esta vez?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que a Ibiza, primo, y así me explicas qué es eso de ese taller maldito que te hace tanto mal...

      Eliminar
    2. Ay primo! ojalá fuese el taller, tendría a quien culpar!, lo que me hace mal es mi mala organización, tendría que haber contado mejor mis kilómetros y no dejarlo para el último momento!

      Ya hablaremos, cuidateme!

      Eliminar
  3. Mc Bauman, me sientoooooo féliz,son las 3 de la madrugada y me quedan otras 3horas para levantarme y hacer 100 km para irme a currar, de repente, descubro ... mi mojón, tu mojón, el nuestro. Que sea mi anécdota la chispa para esta escritura, me hace féliz. Gracias, seguiremos jugando al escondite.
    Motoenvena

    ResponderEliminar
  4. Mi mojón evocó el tuyo y el tuyo el mío.
    Esa es la cosa, claro
    ;-)

    ResponderEliminar
  5. .
    Algunos nacen para martillos y otros para clavos ...

    ... y tú para entre otras muchas cosas buenas, estas para inspirar nuestra imaginación, invitar a soñar, para luego disfrutar de la vida con fluidez, armonía y paz.

    Gracias!

    ResponderEliminar
  6. excelente blog y post, viajar nos llena de inspiracion en cada instante, gracias por compartir con nosotros

    ResponderEliminar