Siempre regreso feliz de mis viajes, porque vuelvo; y triste, porque regreso. Después los guardo en este escondite; para que no se pierdan, para que nunca terminen.

martes, 12 de junio de 2012

De las ilusiones y los sueños








Fabián salió un día a dar una vuelta en moto y volvió después de dos años. Justo el mismo día en el que a Santiago Herrero le dedicaban una plaza en Baracaldo. Los dos se fueron con sus monturas en pos de hacer realidad sus sueños e ilusiones. Empujados por el infalible “Síndrome de la Gacela”. Uno volvió y otro forjó una leyenda. 
Con seguridad ambos eran conscientes de que arriesgaban sus vidas, pero prefirieron no vivir con la incertidumbre de qué hubiera pasado si hubieran ido. Por eso fueron. Para vivirlo.



Si Santiago Herrero siguiera cumpliendo sus sueños en la Isla de Man actualmente, estoy convencido de que lo haría luciendo el logo de Salami. Juan hubiera insistido (porque es su sueño y porque no es lo mismo patrocinar que ilusionar) y él hubiera conseguido que el Salami corriera a velocidad de vértigo por el islote. Fijo. 
Al menos eso es lo que ha conseguido Antonio Maeso. El valiente almeriense se ha metido entre pecho y espalda una encrucijada del copón. Es el estandarte del motociclismo español en el Tourist Trophy. ¡Cómo vuela el condenado!. Cualquier año de estos descorchará una botella desde lo más alto del pódium. Porque es su máxima ilusión. El talento y la valentía harán el resto.



El mismo fin de semana en que había vuelto el silencio a la isla de Man, en que volvía Fabián de dar una vuelta y en que a Herrero le ofrecían  su merecida plaza, Juan y yo compartíamos charco. Cuando lo hacemos, los dos nos olvidamos del macho alfa que llevamos dentro. Mientras uno empuja explicando que es mejor salir despacio, el otro da gas y consigue una lluvia de barro y risas mientras los buitres nos sobrevuelan. No siempre le da a uno la risa en esos momentos. Formamos un buen equipo. Sin duda.





Y entre barro y risas comentábamos algunos sueños. Uno de ellos nos hace mucha ilusión. Tal vez, pronto, se haga realidad. 
Ojalá.







10 comentarios:

  1. Seguro que cumplís ese sueño y muchos mas.
    Así yo lo deseo.
    Jaba.

    ResponderEliminar
  2. A por ese sueño, chicos!!! Estamos deseando de ver como lo cumplís. Dos tíos grandes.

    ResponderEliminar
  3. Desde Toledo os envio la estrella que me corresponde del Universo,para que os ilumine en ese sueño y todos los que os seguimos lo veamos cumplido y así vivirlo desde "el escondite de los viajes".

    ResponderEliminar
  4. ...un placer leer tus crónicas y simpáticos "desvaríos". Un placer saber por sus amigos lo que es un altruista...GRANDE!.
    *Juan OSO pagó el traslado de la moto de Miquel Silvestre de Filipinas a Canadá. Chapeau!!

    ResponderEliminar
  5. Salir a dar una vuelta je je je eres un crack tocayo, muy bueno si señor un abrazo muy grande y cuidado con el Juanito que es muy burro, un abrazo amigo

    ResponderEliminar