Siempre regreso feliz de mis viajes, porque vuelvo; y triste, porque regreso. Después los guardo en este escondite; para que no se pierdan, para que nunca terminen.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Los viajes olvidados








Hace unos días recibí una amenaza clara: “como sigas así, pasará a llamarse el escondite de los viajes olvidados”… y aunque no estoy seguro de que eso fuera tan mala idea, vinieron a mi mente algunas imágenes y experiencias, de esas que consiguen que te hagas adicto a los viajes… de esas que consiguen que te hagas adicto a compartirlos… y pensé que, tengo que acordarme de contárselos.


En mis recuerdos caían copos de nieve gigantes, como los que vimos en Sanabria el día que íbamos hacia Córdoba, la ciudad en la que, al fin, las mujeres tenían deditos en los pies… sí, tengo que acordarme de contárselo.




Me acordé de la decepción que me llevé en aquel ferry, cuando desde cubierta, con los ojos abiertos como platos al pasar por las Islas Feroe, con la ilusión de un niño pequeño las buscaba entre las olas pero no, no  aparecieron. De verdad, ni ballenas ni sirenas. Tengo que acordarme.


Antiguamente, cuando los descubridores llegaban a los límites de la tierra decían que “más allá hay dragones”. Tengo que acordarme de contarle que yo estuve apoyado en un faro desde el que se veían los dragones… sí, que no se me olvide lo del faro.



Del puente que pasaba por encima de la paz del alma, tengo que acordarme. Del motero que se dio la vuelta porque más al norte no había nada que le interesara, no puedo olvidarme. De la foto equivocada de Berlín, de las partidas de un camarote de un barco, de los días en que no me importan las nubes… tengo que acordarme, tengo que acordarme y tengo que acordarme…












Del ladrón de viajes, de una gasolinera fea, de la Bella Isabela, de una foto de Zaldibar, de los luxemburgaleses, de una corona islandesa, de aquella navaja perdida, del aparcamiento de la hamburguesería, del solucionador de problemas, de los machos alpha, del motorista que se quería comprar un coche... tengo que acordarme.













Y de que, a veces, cuando se pone el sol, un dragón, pequeño, asoma la cabeza desde el bolsillo de mi chaqueta, de mi chaqueta de los viajes… de los viajes olvidados.

Sí. 
Tengo que acordarme de decírselo...




15 comentarios:

  1. No quería que se me olvidara decirte que me gusta mucho, pero sabía que iba a acordarme, y me acordé. Mía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pareces un dragón.
      Un dragón pequeño.

      Eliminar
  2. Que maravilla de documento! tienes magia eh? muchísima ,,y la trasmites con las fotos y con las palabras , precioso post , preciosos recuerdos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo cuento lo que me pasa ;-)
      Gracias Marcela

      Eliminar
  3. No consigo deslizar de mi memoria tus viajes casi olvidados. Aun así que sean bienvenidos esos recuerdos

    ResponderEliminar
  4. No dejes nunca de hacerlo, nunca.
    Motoenvena

    ResponderEliminar
  5. Si sigues asi, por aqui no vuelvo...porque para sufrir de envidia (sana), yo paso, que luego a las 6:00 hay que liarse a palos con el despertador de todos los dias, y dejar los sueños en casa.

    Gran post. Como siempre.

    P.D.: La foto de los frailecillos es tuya??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces habrá que llevarse los sueños puestos ;-)

      (son todas mías, sí)

      Eliminar
  6. Casi no me acordaba de este escondite. Este rincón desde donde empecé a interesarme por como contaban otros las cosas que a veces se me pasan a mi por la cabeza. Casi olvido que fue iniciático para mi. Que no se me olvide decírselo a su autor, y recordarle que no se le olvide mantenerlo vivo...

    ResponderEliminar
  7. No quería olvidarme de decirte que mola como te acuerdas de la cosas....y que a veces, en muchos sitios de esos donde se ven dragones, yo me acuerdo de las cosas que leo donde tu te acuerdas de escribirlas...y entonces, me río.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está chulo reírse así en esos sitios, qué gracia!

      Eliminar
  8. .
    Y no se olvide usted de seguir deleitandonos con esa lírica tan hermosa...

    ... mi enhorabuena y agradecerle que la comparta, además de sus fotos.

    Soy un seguidor suyo "NOVEL", mejor tarde que después, saludos.

    - LULO -

    ResponderEliminar
  9. Que gusto da leerte. Consigues dibujar una sonrisa en la cara de los que soñamos con una moto y un viaje.
    Te esperamos por El Toboso cuando las nieblas y los hielos asomen...

    ResponderEliminar