Siempre regreso feliz de mis viajes, porque vuelvo; y triste, porque regreso. Después los guardo en este escondite; para que no se pierdan, para que nunca terminen.

domingo, 3 de marzo de 2013

Una sirena triste







Qué quieres que te diga, a mí estas cosas no me gustan, por mucha fama planetaria que tengas. 
Pero por alguna razón que se me escapa, te perdoné los dos plantones que me diste dos años atrás y cogí un ferry en Helsingborg y dejé ese ferry en Helsingor. De Suecia a Dinamarca. Qué risas.
Lo que sí me gusta es volver a pasar por Copenhague… sí, sí, eso sí me gusta.
Me encanta repetir las mismas fotos, con distinta moto y con más calor, me encanta volver a pasear por la capital danesa con aires de “eh, que yo ya he estado aquí antes”… me encanta volverme a colar por el jardín prohibido y me encanta plantarme, sin plantón, frente a la negra sirena a orillas del mar Báltico (léase Escandinavia según McBauman ).
Convertida en mono de feria para reclamo turístico de toda la humanidad, sabía que la cita no sería muy íntima, pero lo que no me esperaba, bella sirena, es que estuvieses triste. Tan triste.



Dice la leyenda que estaba la joven sirenita cantando un canto de sirena cualquiera cuando se volvió un tanto tonto, con tanto canto, un príncipe que andaba por allí con sus cosas, que ya se sabe lo que sucede a quien los escucha.
La cosa es que la sirena en cuestión debía estar en horas bajas porque no se le ocurrió otra cosa que enamorarse del príncipe al que acababa de atontar y entonces hizo lo normal, renunciar a su inmortalidad para poder adoptar cuerpo de mujer y liarse con el heredero al trono.
Y yo no sé si esta mujer era muy alegre antes o si era un poco soseras pero, te digo yo, ahora está triste, muy triste.
Y es que una sirena, si no canta, ni tiene cola, ni es sirena, ni mola.

Moraleja que me invento para este cuento: La felicidad no se esconde en renunciar a ser lo que eres.



Y me fui en busca de mis cosas, de más historias que contar, de más horizontes que recorrer... un poco triste, eso sí, por no haber escuchado los cánticos.
De la sirena triste.



20 comentarios:

  1. Jamás renuncies Mc, molas (y mucho). Motoenvena.

    ResponderEliminar
  2. Mira que darte plantón otras veces con lo guapo que tu eres!!!!! Eso es porque no habías pasado por la "pelu". Vsssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Bonito post si señor ... me pregunto si la sirenita no estará triste mas por la ausencia de su príncipe atontado que por el tema de haber dejado de ser sirena... Al menos lo intentó , mejor que añorar lo que nunca pasa ,, no?

    ResponderEliminar
  4. Como buena sirena, y unica sirena que es nuestra sirenita, te puedo asegurar McBauman The Great, que aqui te estará esperando. Y aqui estaré para acompañarte la proxima vez, con un buen termo de cafe Made In Rungsted solo para sentarnos y tomarnoslo los tres. Tu, tu sirenita, y yo.

    ResponderEliminar
  5. Estoy con Marcela (La sirenita con cola)

    ResponderEliminar
  6. Sirenita, Principe.
    Es de todos sabido que "si eliges el mundo, quedarás sin amor pero si eliges el amor, con él conquistarás el mundo"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero él la amaba tanto sin cola como con cola?
      Hummm... tendré que repasar la leyenda...

      Eliminar
    2. no tienes que repasar la leyenda, el principe sabia lo que sentia su corazón ;-)

      Eliminar
  7. Sirenita principe.
    Me encanta perderme por sitios asi con mi bici y descubrir nuevos parajes.

    ResponderEliminar
  8. Hola!tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de motos y autos, por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no busco más visitas ni intercambio de enlaces pero gracias por tu ofrecimiento Muñekita.

      Eliminar
  9. Jope!!! Con este mensaje anterior se perdió todo el encanto, que inoportuno!!!

    ResponderEliminar